¿Boda religiosa o civil?

Es ese el quid de la cuestión y una de las primeras decisiones que deberéis tomar como pareja que desea casarse. Seguramente lo tendréis claro, pero no está de más que conozcáis todas las diferencias entre ambas opciones.

Cuando una pareja se plantea casarse, ha sido después de un tiempo habiéndose conocido y, entre cosas, ha debido de comentarse el tipo de ceremonia que ambos desean para ese día, es decir, si os queréis casar por la iglesia o por el juzgado. Obviamente, es una cuestión en la que ambos tenéis que estar totalmente de acuerdo y hacerlo convencidos, dado que aunque en ambos casos el objetivo final es el mismo, los trámites y lo que conlleva e implica son diferentes.

Cuestión de creencias (o de apariencia)

Está claro que en el caso de una boda religiosa juega un papel fundamental el tema de las creencias de la pareja y su deseo de casarse ante Dios. Para quienes no tienen esta consideración católica, la opción es casarse por lo civil. Si bien es cierto que existen algunas parejas que aun no siendo creyentes o practicantes, eligen la iglesia por cuestiones de ”apariencia”, ya que se presenta como una ceremonia “que viste más”. ¡Allá cada cuál con su decisión! Aunque no sería el primer caso también que incluso se casan por la iglesia por contentar a los padres de uno u otro… En cualquier caso, la primera diferencia sería ésta, la del factor más espiritual, por decirlo de alguna manera.

Iglesia de Santa Maria del Mar, fotografía cortesía de ComuniKate

Eso sí, que sepáis que si os casáis por la iglesia estáis obligados a cumplir con un trámite adicional como son los Cursillos Prematrimoniales. Suelen durar algunos días, dependiendo de la parroquia y los horarios, y en ellos principalmente se trata de reflexionar acerca del matrimonio y todo lo que éste implica. Al final del cursillo, se os entregará un certificado que habrá que llevar a la parroquia para complementar vuestro expediente. Y, en caso de divorcio, como diría aquel: “Con la iglesia hemos topado”. Esto significa que el procedimiento siempre va a resultar más lento y complicado que en el caso de una boda civil.

Otra condición para casarse por la iglesia es que tenéis que estar bautizados los dos, dado que se requiere la Partida Bautismal. Haber hecho la Comunión no es imprescindible, pero entonces no podrá haber Misa durante la ceremonia eclesiástica; esto se puede solucionar comulgando antes. La Confirmación sí que no es obligatoria para una boda religiosa.

La fecha de la boda

Los trámites del papeleo tienen su punto de partida en la petición del llamado Expediente Matrimonial, ya sea en la iglesia o en el ayuntamiento que corresponda. Debéis acudir con el DNI para identificaros y rellenar una ficha con vuestros datos personales, de residencia, etc.  y después hay que esperar un tiempo para su aprobación, tras la cual ya os podéis casar cuando sepáis el día.

En este sentido, otra diferencia entre ambos tipos de bodas es la elección de la fecha de la boda. Normalmente en el ayuntamiento la decide éste, a menudo entre semana, depende de cada ciudad. En la iglesia, el día de la boda lo decidís vosotros según vuestros intereses y la disponibilidad del calendario de la parroquia.

Ajuntament de Sant Just Desvern, fotografía cortesía de ComuniKate

Certificados diferentes

Los certificados en este punto también varían. Como decíamos antes, para casarse por la iglesia es necesaria la Partida de Bautismo que se solicita donde os bautizasteis, mientras que por lo civil piden el Certificado Literal de Nacimiento, expedido por el Registro Civil del lugar de nacimiento.

Por otro lado, en el juzgado se os pedirá el Certificado de Residencia expedido por el ayuntamiento de la población donde residáis. Y en la iglesia, sobre todo si uno de vosotros es de fuera de la Diócesis, el Certificado de Soltería Eclesiástica.

La cuestión del Consenso se refiere a la publicación de las amonestaciones que, en ambos casos, se expondrán en el ayuntamiento durante tres semanas consecutivas. Al finalizar éstas, se emite la firma del acta de publicación que verifica el cumplimiento de dicho periodo. En el caso religioso, previamente será el rector el que accederá a la solicitud de los novios de dichas amonestaciones.

Pluma Faber Castell

Los testigos, imprescindibles

El tiempo empieza a contar a partir de tener la firma del Consenso. Si os casáis por el juzgado, tenéis hasta seis meses a partir de ese día y podéis elegir cualquier ayuntamiento que os guste. Si habéis escogido una iglesia fuera de vuestra Diócesis, necesitaréis también el permiso del rector donde solicitasteis el Consenso.

Habréis visto testigos en las bodas a las que habréis ido invitados y es porque en ambos tipos de ceremonia son imprescindibles. En los inicios de la tramitación del Expediente Matrimonial ya se exigen y suelen ser dos personas de confianza, mayores de edad y no familiares que garanticen el compromiso voluntario de los futuros contrayentes; en la iglesia se llaman testigos de “toma de dichos”. Y para el día D, de nuevo se precisan los testigos (los mismos u otros) para la firma del acta.

El lugar de la ceremonia y sus ‘extras’

En el fondo, la elección del lugar para la ceremonia es muy importante, dado que no todos los lugares -ya sean civiles o eclesiásticos- son iguales, pudiendo encontrar desde ayuntamientos fríos y grises a otros ubicados en bellos edificios antiguos o modernos. Y lo mismo sucede con las iglesias, las hay preciosas en lugares muy especiales como podrían ser las ermitas y otras a las que les veis infinidad de defectos, ya sea por capacidad, ubicación, iluminación, etc. No os preocupéis, por eso se os da la opción de poder elegir otro lugar del que os puede corresponder, si así lo deseáis.

Eso sí, en cualquiera de los dos casos, hay que consultar las opciones extras que seguro que vais a querer, empezando por la ornamentación y detalles decorativos y dónde se pueden o no colocar, qué cantidad de elementos, si exigen la limpieza posterior, si hay alguna limitación para las fotografías y/o videos, si se puede aportar música y de qué tipo, etc. Bien es cierto que en los ayuntamiento no permiten tanta ‘parafernalia’, por decirlo de alguna manera. En la iglesia sí están más abiertos a las peticiones de los novios, básicamente también por una cuestión de tiempo. Es otra de las diferencias. Mientras que en el juzgado la ceremonia en sí suelen ser unos 5-10 minutos, en la iglesia, si sumamos la Misa, la duración es mucho mayor y da pie a poder incluir más ‘extras’.

Casarse es gratis

Debéis saber que casarse, en principio y como tal hecho, es gratuito, ya sea por la iglesia o por el juzgado. Si lo dejáramos ahí, ciertamente no costaría nada más que el desplazarse a uno u otro lugar y proceder al acto de casarse tras haber cumplimentado los requisitos y gestiones que se exigen. Sin olvidar, eso sí, la presencia de los testigos, imprescindibles en ambos casos. Tras la firma ya estaríais casados y sin gasto ninguno. La cosa se complica cuando ya queremos vestirnos de novios y personas invitadas y flores y restaurante y regalos y viajes y… lo que viene siendo habitual en una boda hoy en día.

Ceremonia y banquete en el mismo lugar

En algunas ocasiones, la celebración de la ceremonia y del banquete puede llevarse a cabo en el mismo lugar. Muchos restaurantes proponen ceremonias civiles muy bonitas en sus jardines, como proponen en La Farinera Sant Lluís, situada en Pont de Molins (Girona), con un jardín de 130 ha que incluye un precioso estanque. De esta manera se evitan los desplazamientos, e incluso las fotografías se realizan en el mismo lugar. En cuanto a las ceremonias religiosas, son menos los establecimientos que pueden hacerlo, aunque algunos cuentan con capilla propia perteneciente a la casa o masía principal, como es el caso de Sant Pere del Bosc Hotel &Spa, ubicado en Lloret de Mar (Girona). Su capilla resulta muy romántica, así como sus edificios modernistas y los majestuosos jardines, el entorno ideal para una boda de ensueño.

By |2016-11-02T15:19:13+00:00octubre 1st, 2016|Protocolo|Sin comentarios

Suscríbete a nuestro Newsletter

Apúntate a nuestra lista y te mantendremos informada sobre las principales novedades del mundo de la novia

Gracias por registrarte en nuestro blog, para acabar, comprueba tu correo electrónico para activar tu suscripción.

Acerca del autor:

Deje su comentario

For security, use of Google's reCAPTCHA service is required which is subject to the Google Privacy Policy and Terms of Use.

If you agree to these terms, please click here.