//El fotógrafo de boda

Fotógrafos de boda

Vuestro amor es para siempre, e inmortalizar uno de los días más felices que viviréis juntos, es imprescindible. Poder repasar una y otra vez, a lo largo de los años vuestra boda, y recordar detalles, momentos, risas, amigos que van y vienen, familiares que ya no están, anécdotas, cómo pasa el tiempo para vosotros y para los que asistieron a la boda, poder enseñarle ese momento a vuestros futuros hijos… Para todo ello es vital un buen fotógrafo de boda el día de vuestro enlace.

Un fotógrafo de boda debe reflejar en sus fotos todo, sacar lo mejor de vosotros, de vuestros trajes, de los detalles, de la decoración, de vuestros rostros, de vuestra felicidad, de los invitados, de vuestras emociones… Nada se le puede escapar, porque es vuestro día, un día que siempre querréis recordar y que de no captarse entonces, ya no será posible hacerlo.

Conocer y hablar con el fotógrafo de la boda es importante

Un buen fotógrafo de boda debe ser capaz de contar la historia de vuestro enlace a través de sus imágenes, a través de una detallada selección de momentos especiales inmortalizados por su cámara.

Vosotros decidís cómo debe ser el reportaje, y os debéis dejar aconsejar por el fotógrafo de boda, pero nos atrevemos a deciros que con pocos posados, es mucho mejor. Fotografías naturales, con un fotógrafo que documente lo que está pasando, siendo lo más discreto e invisible posible. De este modo conseguirá captar grandes momentos y pequeños detalles y vosotros estaréis tan tranquilos, que las fotos reflejarán lo mejor de vosotros, tal como sois y tal como estáis viviendo ese día tan especial.

Para conseguir el resultado esperado, facilitadle el trabajo al fotógrafo de boda, ya que su tarea será dura al tener que estar con los cinco sentidos alerta. El objetivo es no perderse nada, pero por sí solo será incapaz de hacerlo, por más ayudantes que lleve. Dejad que previamente os conozca bien para que sepa cuáles son vuestros gustos, vuestras manías, vuestras vergüenzas, vuestra personalidad…, de ahí que sea importante que quedéis antes de la boda para comentar cómo se desarrollará ese día. Ambas partes, en esa reunión, deberéis plantear cosas.

La confianza en tu fotógrafo hace posible conseguir la foto perfecta. Si lo conocéis, la naturalidad fluirá más fácilmente y eso es algo que se transmite en las imágenes.

Variedad de fotografías de boda

Y es que ahora el reportaje de las bodas ya no se limita a los momentos más importantes y destacados del evento, sino a documentar sentimientos, emociones, belleza, ternura… Cuánto más cercano sea a vosotros, más sensible será para captar y reflejar aquello que vosotros deseáis y esperáis.

Pensad que el trabajo que le espera ese día al fotógrafo de boda es muy intenso y sólo tendrá una oportunidad para hacerlo bien, porque vuestro día es único. Ese día el fotógrafo deberá hacer de todo. En ocasiones actuará como un retratista, otras como un fotógrafo documental, de paisaje, de arquitectura, incluso como fotógrafo de espectáculos.

La misión del fotógrafo de boda es contar una historia, como si de una película se tratara. Es y será por siempre la historia de vuestra unión oficial.

¿Cómo elegir al fotógrafo de vuestra boda?

Además del presupuesto con el que contéis, hay otros detalles que os pueden ayudar a elegir a un fotógrafo de boda y no a otro:

  • Tened claro de antemano qué estilo de fotografía queréis, si más tradicional o más moderna, según vuestras preferencias y el tipo de boda, ya que cada fotógrafo tiene su forma de trabajar.

  • Entrevistaros con varios fotógrafos de boda, no os quedéis con el primero. Vale la pena conocer detalles, ver sus webs, visitarlos en las ferias nupciales, leer opiniones, ojear sus trabajos realizados anteriormente, etc. Lo mejor es que conozcáis perfectamente al fotógrafo que elijáis, fijaros en su sinceridad, cercanía, aspecto… Al final, será alguien que cámara en mano estará muy cerca de vosotros y de vuestros seres queridos en uno de los días más felices de vuestra vida.

  • Dejad clara la cantidad de fotos. Se recomienda que superen las 500, entre los preparativos de los novios hasta cualquier rincón de la decoración, pasando por la ceremonia, el banquete y el baile. Y así luego hay para elegir.

  • Averiguad también el tiempo que tardará en entregaros las fotos.

  • Dejad claro en qué formato queréis el reportaje, ya que además de un CD o un USB, quizás también queréis optar por un álbum impreso para vosotros y para vuestros padres o copias de fotografías para obsequiar a los invitados.

  • Cerrad la fecha pronto, ya que los buenos profesionales suelen tener las agendas muy llenas. Cuánto antes, mejor, así os evitaréis sorpresas o contratiempos.

  • Un detalle importante es averiguar si vuestro fotógrafo de boda lleva equipo de respaldo o ayudantes; es uno de los que diferencian a un fotógrafo aficionado de un buen profesional.

  • Se puede dar el caso que el propio fotógrafo de boda os proponga la opción de hacer el vídeo también con gente de su equipo o con otro profesional de su confianza.

  • Mirad si acepta bien vuestras directrices, dejándole bien claro todo aquello que para vosotros es indispensable que se capte, por el motivo que sea. Es vuestro día, y aunque debéis confiar en él y en su quehacer, este profesional debe ser flexible aunque, obviamente, hay que dejarle una parte a su criterio libre y profesionalidad.

Es importante cerrar la fecha con el fotógrafo elegido un año antes de la celebración y asegurarse posibles

La fotografía perfecta es la más natural

Querer tener inmortalizado vuestro día es muy importante, pero a la vez estresante. El querer retratar todo y quedar bien en todas las fotos, no deja de ser agobiante, a la vez que imposible, porque no puedes estar pendiente en cada momento de dónde está el objetivo de la cámara.

Porque, como novios, vuestra misión es sencillamente dejar que todo fluya y disfrutar. Llegado ese día, ya tenéis todos los temas cerrados para que salgan bien, y el fotógrafo es uno de ellos. Así que dejarle que haga su trabajo en el que estarán incluidas vuestras peticiones, seguro. Es su trabajo y su negocio.

Las personas más fotogénicas no son necesariamente las más guapas, y la foto perfecta se consigue si uno está relajado, siendo uno/a mismo/a, sin poses ni florituras. Una forma de relajarse frente a la cámara para una foto concreta, es conversar con el fotógrafo sobre algo que nos guste y automáticamente la pose se relaja y la sonrisa aparece sin más.

Por cierto, no descartéis hacer una sesión pre-boda con el mismo fotógrafo. Es recomendable por varios motivos: será la manera de conoceros mutuamente sin los nervios del día D, de poder charlar sin prisas y así ganar confianza y perder vergüenza; y también porque es un bonito recuerdo que añadir a las fotografías del día de la boda, pudiendo elegir un lugar o lugares que resulten especiales para vosotros.

Los fotógrafos de algunas de las imágenes de este post son:

By | 2018-06-19T14:29:17+00:00 agosto 15th, 2018|Fotógrafos|Sin comentarios

Suscríbete a nuestro Newsletter

Apúntate a nuestra lista y te mantendremos informada sobre las principales novedades del mundo de la novia

Gracias por registrarte en nuestro blog, para acabar, comprueba tu correo electrónico para activar tu suscripción.

Acerca del autor:

Deje su comentario

For security, use of Google's reCAPTCHA service is required which is subject to the Google Privacy Policy and Terms of Use.

If you agree to these terms, please click here.