//Como planificar los últimos días de tu boda

Cómo planificar la cuenta atrás de la boda

Llega el momento de ir descontando los meses y luego las semanas para la boda. Debéis tomar la cuenta atrás con calma y decisión. Pensar que todo está bajo control, son muchos temas, hacer listas, nada se os debe escapar.

Cuando una pareja ya decide formalmente que quiere casarse, es decir, que va a notificarlo a sus familias y que va a empezar a buscar fechas y lugares para la ceremonia y banquete, hay muchos temas que van a formar parte de todo la preparación y que ya los tiene pensados o, si más no, comentados algún día de esos en los que salió el tema de una hipotética boda en alguna romántica conversación. “Pues yo quiero que haya esto”, “no debe faltar esto otro”, “no nos olvidemos de aquello”, etc, etc, etc.

la cuenta atrás para tu boda

Sin embargo, no es hasta que te encuentras en la situación real, que esos temas ya adquieren la fuerza que realmente requieren y que igual nada tiene que ver con la que creías en aquellos primeros planes. De hecho, incluso hasta te saldrán temas en la lista que ni te habías imaginado que pudieras necesitar. Algunos otros puede suceder que acaben saltando de la lista porque os dais cuenta que no los necesitáis. Esto es así y sucede en todas las bodas. Es más, a veces, hasta pocos meses antes, no caes en alguna cuestión que no habías tenido en cuenta pese a todos los preparativos, conversaciones y listas llevadas a cabo.

A un año vista

De esa primera lista mental de imprescindibles que, seguro, se irá incrementando ya cuando tengamos el papel delante, debemos ir acotándola conforme se acerca el día D. Estamos hablando de un proceso que habitualmente implica sobre un año y medio más o menos, desde el momento que decidís que queréis casaros y tenéis la fecha de la boda hasta que ésta se celebra.

La cuenta atrás como tal puede decirse que empieza cuando queda un año hasta la boda y entonces la lista pasa de temas más abiertos y generalistas, a otros mucho más concretos en los que el factor tiempo está más estrechamente vinculado. Por ejemplo, entre los primeros temas estaría el definir el estilo de la boda, si queréis que sea por la iglesia o por el juzgado, buscar lugares para el banquete, fijar un presupuesto o diseñar toda la parte gráfica, empezando por las invitaciones. Entre los temas ya a tres meses de la boda cabría destacar la prueba de maquillaje, la confirmación de invitados, elegir las canciones para la ceremonia o recoger las alianzas.

Nada de agobiarse

Lo primero que debéis tener claro como pareja es que vuestra boda es un acontecimiento muy importante en vuestras vidas, que va a implicaros un desgaste de todo tipo (emocional, físico, psicológico, etc.) a lo largo de todo el tiempo que duren los preparativos. Y que lo más normal es que lo debáis ir intercalando con vuestras rutinas habituales, llámese trabajo, gimnasio, salidas con amigos, viajes, etc.

O sea, no os agobiéis con la organización porque, sí, es cierto que entran en juego muchos aspectos a tener en cuenta, todos importantes, pero nada que no podáis asumir entre los dos y, seguro, con la ayuda de vuestras familias. La cosa puede además, complicarse si hablamos de una boda con cierta complejidad, es decir, si son muchos los invitados, si implica desplazarse a otra ciudad, si han de venir invitados de lejos, etc.

Distribución de temas

Lo dicho, vais a poder con todo y, mientras, seguir disfrutando de vuestra vida cotidiana. Pero por eso son tan importantes las listas y el que busquéis un momento cada cierto tiempo para reuniros y hablar de los preparativos, en qué vais avanzando, qué temas ya están cerrados, etc. Si ya vivís juntos, encontrar estos momentos de “análisis y valoración de la situación” puede resultar más sencillo, aunque si no existe convivencia también los encontraréis.  Y, en cualquier caso, pensar que conforme se acerque la fecha, tendréis que hablar más veces sobre todo lo que estáis organizando.

De la lista habrán temas que debáis tratar y decidir entre los dos (fotógrafo, invitados, transportes, flores, viaje de novios, etc.) y otros que debáis hacerlo de forma independiente (hacer pruebas en la peluquería, elegir los vestidos, escoger la lencería, etc. y, por supuesto, de aquellas sorpresas que os queráis hacer el uno al otro). También se recomienda la distribución de tareas. En todo este artículo nos estamos refiriendo a que sois vosotros quienes lleváis la organización de primera mano, porque podéis, porque os hace ilusión o porque económicamente no os podéis permitir contratar un/a organizador/a de bodas (wedding planner) que es quien se encargaría de todos y cada uno de los temas.

Innova con unas invitaciones espectaculares como las de Comotinta

Tres meses y descontando

Obviamente, en la lista cada vez quedarán menos temas pendientes conforme pasan las semanas. La cuenta atrás ya se encuentra a pleno rendimiento. Y si por un lado podéis estar tranquilos porque, precisamente, vais cerrando muchas cosas, por otro, el hecho de acercarse la boda hará que también estéis nerviosos, pero esto ya debe ser por causas más relativas a la emoción, y no tanto por que os sintáis descontrolados por los preparativos. Éstos, insistimos, los tenéis que tener más bien atados y rematados con el paso de tiempo.

Precioso vestido de Atelier Emelia bordado en escote V

Eso sí, cuando se alcancen los tres meses previos al enlace, pensar que pasan a prioritarios temas más relativos a confirmaciones y comprobaciones (de invitados, de música, de menús, de pruebas de vestidos, de encargar el pastel, de programar los regalos especiales, de escoger las flores, etc.). Y a las tres semanas antes, entonces sí, ya es la recogida de alianzas, billetes de avión, del vestido y traje, de los regalos especiales, de la distribución de mesas, de concretar día para peinarte y maquillarte, etc.

Lista definitiva ok….¡y a disfrutar!

Veréis que la lista se llena de garabatos, de líneas tachadas y, sobre todo, de ok’s. La calma poco a poco se afianza de vuestra rutina. Atrás quedan los temas catalogados de “por si acaso”, los “seguramente no”, los “y si hacemos esto…”. No, ya no hay tiempo para dudas. Los temas imprescindibles ya están trabajados y cerrados y esos son los que cuentan. Pensar que lo habéis hecho lo mejor posible, conforme habéis querido hacerlo y en base a vuestras necesidades, expectativas y gustos personales. Todo irá fenomenal en la boda.

La cuenta atrás ha llegado a su fin. Llega la víspera de la boda y es tiempo de relajarse, de dejar atrás los nervios de los preparativos y de sencillamente disfrutar de vuestro día. Iros a dormir tranquilos, sabiendo que todo lo que consta en la lista definitiva está confirmado y que con la ayuda de vuestras familias y amigos, todo estará en su sitio en el momento indicado. La novia es quien habitualmente el mismo día D aún deberá cumplir con el último tema de la lista -peinarse y maquillarse- pero después de eso, ya solo se trata de disfrutar.

By | 2018-06-18T14:00:38+00:00 julio 6th, 2018|Los imprescindibles|Sin comentarios

Suscríbete a nuestro Newsletter

Apúntate a nuestra lista y te mantendremos informada sobre las principales novedades del mundo de la novia

Gracias por registrarte en nuestro blog, para acabar, comprueba tu correo electrónico para activar tu suscripción.

Acerca del autor:

Deje su comentario

For security, use of Google's reCAPTCHA service is required which is subject to the Google Privacy Policy and Terms of Use.

If you agree to these terms, please click here.